Artículos

Francia: El monoteísmo católico cede frente al islámico configurando un panorama peligroso

Es una paradoja de la historia que en la tierra donde Carlos Martel, descendiente de Carlomagno frenara el avance musulmán por Europa en la Batalla de Poitiers (10 de Octubre de 732), hoy los musulmanes ponen en jaque al gobierno de Emmanuel Macròn y amenazan encender una verdadera "intifada a la Europea" que puede tener consecuencias inesperadas si no se controla a tiempo.

SALTA – POR ERNESTO BISCEGLIA.- La tensión con el Islam en Europa hunde raíces en el medioevo. Los hijos de Allah estuvieron casi ocho siglos en España gracias a lo cual la cultura occidental y cristiana adquirió notables avances provistos por los árabes que iluminaron prácticamente todos los campos de la ciencia, la filosofía y el arte. Recordemos nada más que la Iglesia Católica tuvo prohibido a Aristóteles durante más de un milenio hasta que Ibn Rushd, también conocido como Averroes, comentó al Filósofo y sus trabajos influyeron, por ejemplo, en Santo Tomàs de Aquino que lo devolvió a la filosofía occidental.

El Islam le aportó a la cultura europea avances científicos y médicos, también en la farmacología, la astronomía, la matemática y la física. Al-Andalus, como llamaron a la Península Ibérica fue un epicentro del conocimiento de la época. La arquitectura que quedó reflejada en mezquitas, palacios y fortalezas, también nuevas técnicas agrícolas, la introducción de cítricos y el algodón se deben a ellos.

El conocimiento greco-romano fue traducido y preservado por los árabes así como la creación de escuelas y bibliotecas, en fin, todo un enorme mundo de ciencia y conocimiento que de no haber sido por la presencia del Islam en España la necedad del catolicismo hubiera impedido un desarrollo de por lo menos medio milenio para Europa.

La región de Al-Andalus fue además un ámbito de cooperación y convivencia entre árabes, judíos y cristianos hasta que la caída de Granada en 1492 a manos de los Reyes Católicos desató la furia de la Santa Inquisición con la dispersión de todo ese conocimiento para instalar a sangre y fuego la unicidad del monoteísmo católico. Y decimos así porque el Cristianismo, como el Islam y el Budismo, coinciden en sus bases morales y éticas tanto como en la comprensión de la convivencia pacífica, términos que la Roma papal nunca aplicó. Ya lo dice San Pablo: «Me hice todo con todos para predicar al Crucificado» (1Cor. 9-22).

Un tablero muy complejo

La cuestión de la presencia del Islam en Europa abarca campos todos delicados desde lo político y cultural hasta lo social y religioso. Como decimos, en la tierra donde se frenó el expansionismo musulmán en el siglo VIII, hoy es donde mayor presencia islámica existe, tanto que el Islam es ya la segunda religión de Francia, mientras crece su influencia en países como Alemania y Suecia por ser los mayores receptores de inmigrantes.

Otro problema que tiene Francia actualmente es la caída de profesantes cristianos sobre todo en la franja etaria más joven mientras que los musulmanes mantienen viva su fe y sus prácticas religiosas lo mismo que los judíos y budistas. Según estadísticas oficiales «Un 20 % de los musulmanes asegura hacer sus oraciones regularmente frente a un 8 % de católicos.»

El País de España de la última semana publica que: «El catolicismo, es la religión menos practicada en Francia ya que incluso otras religiones como pueden ser el judaísmo o el budismo declaran rezar de forma más habitual (un 31 %) y acudir más a los centros de culto (un 22 %).»

Otro tema que contribuye a esta expansión musulmana es la demográfica. Hacia el año 2000 se calculaba que los matrimonios jóvenes en la zona de Francia, Italia y Alemania, tenían en promedio 1,4 hijos y esto en parejas de arriba de los 25 años, mientras que las parejas jóvenes musulmanas tienen un promedio de cuatro a siete hijos.

Cuenta además la cuestión de la identidad, mientras los europeos son más dados a poner en práctica todas las nuevas modas occidentales, los musulmanes se mantienen firmes en sus más antiguas tradiciones que como se sabe están fraguadas en las enseñanzas del Profeta.

¿Hacia una república islámica francesa?

Los diarios europeos señalan que «los musulmanes están incendiando a Francia» a pesar de que es el país que los acogió, pero el caso es que entre la comunidad musulmana ha prendido la idea de que no quieren ser franceses y los analistas dicen que «de allí a proponer la república islámica de Francia hay un paso».

La candente situación que se presenta en Francia es el resultado de que parecen haberse dado cuenta de golpe que Islam y cristianismo son incompatibles, Islam y democracia tampoco. Ahora el presidente de Francia, Macròn, enfrenta la decisión de tomar medidas para poner en caja a los inmigrantes insurrectos lo cual no sería discriminación sino lisa y llana justicia.

En ese enrarecido ambiente por ahora no se halla una vía de solución clara y según los observadores el ambiente de rebelión crece entre los musulmanes, muchos de los cuales provienen del África. Hace como tres décadas atrás se llegó a afirmar que «Dentro de cincuenta años Europa será musulmana y donde hoy se levantan templos católicos, mañana habrá mezquitas».

¿Será acaso que ese tiempo ya ha comenzado?

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba