Artículos

Hic, Hic, Hurra!: Nació el Frente «Juntos por el trago»

La influencia vitivinícola del apellido Nanni, tradición en vinos cafayateños si los hay, parece haber inspirado el ánimo de sus eventuales socios del PRO, quienes copeteados tentaron forzar voluntades en el Juzgado Electoral para inscribir fuera de tiempo a vaya a saber qué trasnochado "Frente". La Justicia Electoral aplicó a rajatabla el antiguo principio del Derecho Clásico: "El que trajo el borracho que se lo lleve".

SALTA – POR EL DR. BARTOLOMÈ BASURTO.- La presentación de Frentes electorales ha concluido. Algunos no tienen ni dos dedos de frente y la lectura de los integrantes de los mismos roza casi los jeroglíficos de la Piedra Roseta hallada en Egipto por Napoleón. Llevará siglos decodificarlos.

Pero la palma de la desintegración política se la lleva el amaño o gatuperio, en criollo llamado chanchullo, en que terminó la versión salteña de «Juntos por el Cargo» que comandó el avillanado, Miguel Nanni, un radical reversible como campera de feria de pulgas, esas que cotizan «dos por uno», desde la cual en momentos de alguna entonación etílica tuvo visiones de ser gobernador.

Como maíz andino, el «Juntos por el Cargo» pergeñado por Nanni se fue desgranando y perdiendo valores como el encopetado Carlos Zapata, visionario si los hay. Lo que siguiò fue una competencia de egos por la «pole position» en una fòrmula que màs que polìtica se parecìa a la pòcima que terminò en el engendro de. Dr. Henry Jekyll y su personalidad alternativa, el Sr. Edward Hyde.

El «Tole Tole» que terminó dando origen al nacimiento del Frente «Juntos por el Trago» parece haber devenido del intento del vitivinícola Nanni de sumar a su brebaje político a al todo servicio-todo partido-todo cargo, de Matías Posadas, individuo caracterizado por su frase insignia: «El señor gobernador dice…», no importando cuàl gobernador, porque este Posadas no pertenece a ningún partido sino que en realidad pertenece a la casa de gobierno porque no importa quién esté allí, el Posadas siempre estará.

Dicen las lenguas trífidas que la calenturienta mente de Nanni habría elucubrado que sumando a Posadas, el «multipollo de…», sumaría por carácter transitivo el favor del gobernador Gustavo Sáenz, sólo que a los aristocráticos sayones del PRO la presencia de Posadas les producía desarreglos intestinales y se negaron a coincidir con semejante engendro.

La trapisonda terminó mal como se sabe ya que los PRO-poleos (elemento producido por las abejas para combatir virus y bacterias, como se sabe. Sólo que las abejas trabajan y los PRO, no), siguiendo el impulso autoritario y voluntarista que caracteriza a esa corriente de resabios castrenses y oligárquicos, ganados sus cerebros -o lo que les quede- por un elevado octanaje de Malbec se presentaron ante el Juzgado Electoral intentando inscribir un Frente formado sólo por la UCR (vaya a saber cuál) y ellos, sin el plural Posadas.

Se comenta que en ese momento el ambiente estaba tan caldeado y la atmósfera tan inestable por la destilación de los presentes que se prohibió fumar ante el peligro de una explosión que habría dejado a Salta sin la mitad de los candidatos que allí se hallaban. Bueno…, quizás un daño colateral necesario.

En resumen, otra vez Salta es noticia nacional no por un acto patriótico ni político destacado sino por una pelea de borrachos de fonda en que terminó aquella escena que habría hecho la envidia de una ópera bufa de Mozart representando las miserias humanas.

Si, miseria humana, en eso han convertido a la política estos fantoches de cartapesta, tristes marionetas de una obra dramática cuyas bajezas y oportunismo termina pagando el sufrido pueblo.

Pueblo…, ¡Al gran Pueblo argentino, salud… ¡Hic!»

Show More

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close