Locales

Sismo en la Unión Cívica Radical de Salta: Miguel Nanni, cada vez más chiquito

Se trató de una jugada urdida por el Tribunal de Disciplina de la Unión Cívica Radical y algunos miembros del Comité Provincia cuyo actual presidente es Miguel Nanni, pensada para dejar  fuera de participación a decenas de afiliados hace dos años y manejar el Partido y las candidaturas a placer. Ahora, la Justicia determinó que dicha medida adolece de vicios y ordenó a Nanni y a los órganos partidarios la inmediata restitución de los derechos partidarios al Dr. Luis Diego Zavaleta. La medida ha sacudido los cimientos del andamiaje de Nanni y adeptos.

SALTA- POR ERNESTO BISCEGLIA.- La frase que el General Juan Domingo Perón tomó del Maestro Aristóteles señala que “La única verdad es la realidad”, esto para decir que lo que aquí sigue es una nuda descripción de los hechos y despojada de cualquier ánimo subjetivo.

 

La historia

 

Cuando el entonces candidato a la gobernación, Gustavo Sáenz, inició su campaña, un sector del radicalismo salteño decidió apoyar esa nominación habida cuenta de que el referente  -y diputado nacional- por la Unión Cívica Radical de Salta, Miguel Nanni, mantenía abiertas relaciones carnales con el ex gobernador, Juan Manuel Urtubey.  Convencidos de que era necesario un cambio en el gobierno salteño, un amplio sector del radicalismo liderado por el Dr. Luis “Lucho” Zavaleta –entre quienes se contaba quien escribe estas líneas-, comenzó a militar por esa candidatura acompañando a Sáenz en el interior y realizando varias reuniones que sumaban a más de dos centenares de dirigentes de toda la provincia.  Mientras tanto, Nanni, languidecía con un grupo pequeño de sectarios en una dirigencia que iba perdiendo legitimidad partidaria.

 

Tiempos donde no se definían bien las candidaturas y Nanni coqueteaba aquí y allá, incluso luego de haber enviado “a jubilarse” a Juan Carlos Romero, vaya la casualidad, aparecía junto al “Júcaro” cuando éste visitaba el interior. En tanto, el apoyo a la línea de “Lucho” Zavaleta se fortalecía llegando a celebrar reuniones de amplia convocatoria a las que asistían hasta dirigentes de otros partidos interesados en apoyar a Sáenz.

 

Dicho brevemente, desde el seno de la dirigencia oficial de la UCR se tramó una maniobra tendiente a dejar fuera de juegos a “los traidores” (SIC) que habían osado apoyar a Sáenz y no a Nanni y a quien éste quisiera apoyar. Utilizando al Tribunal de Disciplina partidario se decidió entonces suspender y en algunos casos expulsar a varias decenas de correligionarios que habían formado detrás de Zavaleta, llegando al bochorno de enviar cartas documento a notorios y consulares dirigentes ¡Que ya habían fallecido!

 

Cosa rara este “radicalismo” de Miguel Nanni, porque mientras el peronismo hacer votar hasta los muertos, aquí los expulsan.

 

La respuesta, siempre dentro de la legalidad, fue un recurso presentado por el Dr. Luis Zavaleta que en horas pasadas tuvo su sentencia en virtud de la cual la Justicia ordena “dejar sin efecto la sanción de suspensión por el término de dos años” impuesta entonces por el Tribunal de Disciplina de la UCR de Salta en contra de Zavaleta y los demás correligionarios.

 

El fallo tiene una importancia capital y más en estos momentos donde Miguel Nanni rema en soledad con una candidatura autonombrada a gobernador dentro de Juntos por el Cambio, espacio al que el notorio dirigente Rubén “Chato” Correa (y otrora miembro de la mesa chica de Nanni) en la última Convención celebrada mandó “a la p… que lo p…”. ¿Qué harán ahora esos dirigentes? ¿Formarán con Nanni o retornarán a sumarse al grueso de los radicales que nunca vendieron sus principios?

 

En segundo lugar, se podría decir que este fallo le va poniendo fin a la “Era Nanni”… o “Nanni era”, según como se vea; luego, abre la puerta a buscar una normalización del Partido Radical y tercero –y más importante- devuelve al radicalismo la vigencia de la más plena PARTICIPACIÓN de los militantes.

 

En tercer lugar, consolida el liderazgo político del Dr. Luis “Lucho” Zavaleta, tanto hacia adentro como puertas afuera del Partido, y decimos esto en función  de que el dicho dirigente es un hombre que camina la provincia durante todo el año y no sólo en épocas de campaña. Hoy, la figura de Zavaleta aparece en el horizonte político preelectoral como un candidato consular que goza de excelente prestigio ante todo el arco político y una sólida solvencia ética y moral. Un hombre así le daría lustre a la gestión Sáenz desde el Ministerio de Gobierno, por ejemplo.

 

Por último, y como prueba del compromiso de Zavaleta con la Institucionalidad y los principios cívicos del radicalismo, hasta donde sabemos no será candidato en las próximas elecciones, lo cual habla de su  desapego a los cargos, cosa que ha quedado demostrada -no ocurriendo lo mismo con quienes dirigen hoy al radicalismo que asesinarían a su abuela con tal de sentarse en una banca o en un despacho -sino que busca la restauración de los valores del auténtico radicalismo, aquellos que en palabras del Dr. Raúl Alfonsín “Son los que nos legaron nuestros grandes muertos”.-

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba